¿En qué invierten su tiempo los abogados?

De 8 horas laborales diarias trabajadas en un consultorio jurídico, solo 2.3 generan una entrada de dinero.

Flexibilidad en el horario de trabajo | Freepik

 

Así lo establece el informe Legal Trends Report 2017, que analiza y valora las tendencias del trabajo de la abogacía. En pocas palabras,  el tiempo es dinero pero no siempre es facturable para los abogados.

 

Según el prestigioso estudio, solo el 29% de las horas trabajadas por abogado genera ganancia monetaria. El resto del tiempo es empleado para realizar labores administrativas y organizativas, o en la aplicación de estrategias para la captación de nuevos clientes.

 

De hecho, ese 71% de tiempo invertido en actividades que no generan ingresos se dividiría de la siguiente forma: 48% en labores administrativas y 33% en la gestión del negocio. Esto último re refiere a los esfuerzos hechos en materia de marketing digital, publicidad, captación de clientes, formación de alianzas, etc.

 

A eso le añadimos que el 55% de los abogados encuestados piensan que son interrumpidos en sus labores diarias un mínimo de 6 veces.

 

En qué piensa el abogado de hoy

Según la directora general de Baker McKenzie, Gemma Molar, los abogados de la actualidad centran buena parte de su tiempo en la resolución de problemas internos de sus bufetes. Como ella lo explica, estos serían “temas internos, no visibles, que quitan tiempo y añaden frustración”.

 

Muchas de estas actividades no pueden ser eliminadas y son gajes del oficio de la abogacía. Algunas estarían orientadas a mejorar el target de la empresa, como lo son por ejemplo las labores de formación. Aunque no se genera dinero, la idea construir una edificación para los objetivos trazados dentro de la oficina.

 

Los asesores de despachos de abogados recomiendan la contratación de profesionales auxiliares que realicen este tipo de actividades. Aunque esta estrategia de división del trabajo podría generar tiempo y dinero, no todos los bufetes pueden llevarla a cabo. Además, algunas de estas actividades solo las puede hacer el director del despacho.

 

Una profesión sometida a cambios

Adaptate al cambio

Muchos expertos en la materia entienden al derecho como una profesión dinámica y en constante y evolución. Así lo sostiene la profesora de Marketing en Esade Law School, Eugenia Navarro: la competitividad en el mercado legal ha cargado a los profesionales de deberes extra que complican la productividad y generan falta de tiempo”. En el presente, estos deberes no deben ser vistos como un extra, sino como parte de la profesión.

 

Todo lo planteado supone un cambio en el esquema productivo y la división del trabajo del abogado. Como dice Navarro, la abogacía “ha incorporado muchos aspectos de gestión sin que los abogados estén formados para ello”. El reto: optimizar el tiempo para obtener las ganancias proyectadas

 

En contra juega la propia necesidad de captar mejores ingresos y los plazos que se deben cumplir y que son propios de la dinámica jurídica. Otras soluciones en materia organizativa apuntan a la gestión organizativa mediante softwares e inteligencia artificial tal, plataforma online para la generación  de contratos y documentos legales, que busca la optimización de tiempos y costes sin perder la profesionalidad y la calidad de los mismos.

 

Lo cierto es que pareciera que el abogado de hoy debe saber de informática y nuevas tecnologías, idiomas, publicidad, elementos del diseño, community manager, y hasta un poco de periodismo para mantenerse en la cresta de la ola.

 

La consigna solo puede ser una: adaptarse o fracasar.

Deja un comentario