Fallo del Tribunal con relación al caso de Caperucita y el Lobo

Caperucita y el lobo

El Tribunal después de haber examinado el expediente y deliberado:

CONSIDERANDO: Que Caperucita no desconocía que podía encontrarse con el Lobo.

CONSIDERANDO: Que tampoco era ajena al hambre del Lobo, ni a los peligros del bosque.

CONSIDERANDO: Que si le hubiera ofrecido la cesta de la merienda para que el Lobo calme su hambre, no habrían ocurrido los sucesos referidos más arriba.

CONSIDERANDO: Que el Lobo no ataca a Caperucita de inmediato, y que hay evidencias que primero conversa con ella.

CONSIDERANDO: Que es Caperucita quien le da pistas al Lobo y le señala el camino de la casa de la abuelita.

CONSIDERANDO: Que la anciana es inimputable ya que confunde a su nieta con el Lobo..

CONSIDERANDO: Que cuando Caperucita llega y el Lobo está en la cama con la ropa de la abuela, Caperucita no se alarma.

CONSIDERANDO: Que el hecho de que Caperucita confunda al Lobo con la abuelita demuestra lo poco que iba a visitarla, hecho que tipificaría un abandono de persona por parte de la joven Caperucita.

CONSIDERANDO: Que el Lobo, con preguntas simples y directas, quiere desesperadamente alertar a Caperucita sobre su posible conducta.

CONSIDERANDO: Que cuando el Lobo, que ya no sabe qué más hacer para alertarla, se come a Caperucita, es porque ya no le quedaba otra solución.

CONSIDERANDO: Que es altamente posible que antes Caperucita hiciera el amor con el Lobo y lo disfrutara.

CONSIDERANDO: Que la versión de que Caperucita, cuando oye la pregunta del Lobo: «¿Adónde vas?» responde: «A bañarme desnuda en el río..», cobra cada día más fuerza.

CONSIDERANDO: Que se desprende del punto anterior que es Caperucita la que provoca los más bajos instintos, brutales y depredadores, en la pobre fiera.

CONSIDERANDO: Que el Lobo ataca, pero tal hecho corresponde a su propia naturaleza y a su instinto natural y animal, exacerbados por la conducta de la susodicha Caperucita

CONSIDERANDO: Que párrafo aparte para la madre de Caperucita, quien exhibe culpabilidad por no acompañar a su hija.

Por todos los motivos expuestos, el Tribunal,

FALLA:

PRIMERO: Revoca el fallo de Cámara, absolviéndose al Señor Lobo. SEGUNDO: Apercibir a la familia de Caperucita, imponiendo a la abuela presentarse en hospital a designar, para su observación gerontológica. TERCERO: A la madre apercibirla para que cumpla correctamente con sus deberes de madre. CUARTO: A Caperucita trabajo comunitario en el Zoológico Local para conocer acabadamente la naturaleza y el instinto animal. Aclarase asimismo en el presente fallo que este proceso no afecta el buen
nombre y honor del Señor Lobo.

Publíquese, archívese,
y téngase por firme el presente fallo.

Deja un comentario